De quorums y sentido común

Entre los variados temas que en estos días se discuten sobre la propuesta de nueva Constitución Política, está la del quorum para reformar la misma constitución. Es decir, la cantidad de votos necesarios para realizar una reforma constitucional.

Por Alejandro Pujá Campos,
Director de Estudio Ciudadano.

Lo primero que hay que aclarar es que no todas las leyes requieren la misma cantidad de votos para ser creadas o reformadas. Eso depende de la importancia de la ley.

En este caso se trata del quorum para la reforma más importante, la de la Carta Magna, la Constitución Política de la República, que es, por definición, la máxima ley del país.

Actualmente, en la constitución vigente, ese quorum de reforma constitucional es de ⅔. Como sé que las matemáticas no son un fuerte de los chilenos, les diré que eso significa que la aprobación requiere del 66,7% de los votos. La propuesta que hoy se discute en el Congreso Nacional, busca rebajar la exigencia a sólo 4/7, es decir al equivalente del 57,1 %.

Personalmente, pienso que esta es una mala idea legislativa, debido a que relaja demasiado la exigencia para los grandes cambios constitucionales. Esto generará que cada cierto tiempo, bastando que haya un leve cambio en la composición de alguna de las cámaras del Congreso, se pueda revertir una decisión anterior, generando una permanente inestabilidad interna y dando señales externas que no le hacen bien, por ejemplo, a las inversiones.

La inestabilidad crónica de Perú.

En Perú, la inestabilidad política ha llevado a que tengan en promedio, un presidente por año, durante los últimos cinco años; y luego de haber eliminado el Senado, hace algún tiempo, habiendo tomado esa decisión muy livianamente, ahora, están tratando de reponerlo.

El famoso 4/7.

Pero, volviendo a Chile, si es tan fácil cambiar la Constitución con el famoso 4/7, imagine lo que pasará con las demás leyes que son de rango inferior a la Constitución, pero no por eso menos importantes.

Por ejemplo, las leyes orgánicas constitucionales hoy ya se pueden reformar con 4/7. Estas leyes tratan de la existencia y funcionamiento de organismos importantes del Estado, como el Banco Central, la Contraloría General de la República o el Tribunal Constitucional.  ¿A cuánto se rebajará ese quorum?

Es tan bajo este quorum de los 4/7, que ya algunos parlamentarios plantean que se hagan reformas con la simple mayoría de los parlamentarios en ejercicio, como en la Constitución de 1925. No conocer la historia lleva a cometer los mismos errores, parece que nadie recuerda la inestabilidad que nos llevó al colapso al que nos arrastró la Unidad Popular encabezada por Salvador Allende y que originó el Golpe de Estado de 1973. La historia posterior, nos ha dividido por décadas.

Esto no tiene que ver directamente con que usted vote apruebo o rechazo en el próximo plebiscito de salida, sino con tener un buen mecanismo para el trabajo legislativo para el mediano y largo plazo.

Una reforma constitucional debería convocar a una importante mayoría que, dejando de lado sus diferencias políticas, convenga en que lo que se propone es beneficioso para la gran mayoría, sin dañar a sectores minoritarios.

Si tanto se insiste con rebajar el quorum desde los ⅔, por último que esa rebaja sea a los 3/5, equivalente al 60% de los votos, como lo requieren las reformas de la Constitución Francesa. No me dirán que los franceses no son un pueblo progresista.

Como esto no depende de usted, directamente, entonces el llamado es para que usted controle lo que hacen sus parlamentarios, los presidentes de partido, los líderes influyentes, de manera que no estemos quejándonos, en poquito tiempo más, de que las fuerzas políticas de turno, de hoy o mañana, nos cambian las condiciones de vida cada cierto tiempo.

Lectura relacionada:

Diputados oficialistas suben precio para visar proyecto que rebaja quórum a 4/7.

Quórums en la Constitución Política de 1980.


Imprimir   Correo electrónico

Nosotros

Publicita con nosotros

Acuerdos y convenios

Free Joomla! templates by Engine Templates